Un total de 36.025.318 colombianos estaban habilitados para sufragar en 11.229 puestos de votación de todo el país en unas elecciones que fueron las más pacíficas de las últimas décadas por la firma del acuerdo de paz con las Farc y el cese el fuego unilateral ordenado para esta ocasión por la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (Eln).

El artículo continúa abajo

Sin embargo, las denuncias del partido uribista Centro Democrático, de que en muchos lugares del país faltaron papeletas de votación para la consulta de la derecha, ensombrecieron los comicios.

Para responder a la contingencia, el Gobierno autorizó que en la consulta de la derecha se pudiera votar con fotocopias del tarjetón en la que figuran el senador uribista Iván Duque, el más opcionado; y los conservadores Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez.

A esas denuncias se sumaron las de los candidatos de la coalición de la izquierda, los exalcaldes Gustavo Petro, de Bogotá, que es el gran favorito, y Carlos Caicedo, de Santa Marta, de que a sus electores no les entregaban el formato de votación.

Estos comicios tuvieron además la inédita participación del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), en que se convirtió la antigua guerrilla, que por primera vez midió el tamaño de su apoyo en las urnas.

Con EFE