Inicialmente, Duque celebró el triunfo que obtuvo este domingo (con 10.373.080 votos) frente al candidato de la Colombia Humana, Gustavo Petro, y aprovechó para agradecer a sus votantes, familiares, equipo de campaña y, en especial, al expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Sin embargo, antes de finalizar su discurso (de casi 40 minutos), Duque dijo que la “nueva generación” —como llama a su Gobierno— recorrerá cada rincón de Colombia para “motivar el trabajo de las  comunidades”.

“Les pido a ustedes que a partir de hoy sigamos este trabajo. Aquí no termina la lucha. La lucha continúa desde el Gobierno y con ustedes en la calles recorriendo Colombia. Estaré cada semana en talleres construyendo el país, conectando con el amor del pueblo colombiano”, afirmó Duque.

Esta promesa del nuevo Presidente sobre los consejos comunales hizo recordar una de las políticas más famosas, y también muy criticadas, del exmandatario, que utilizó como una herramienta desde que fue gobernador de Antioquia.

El artículo continúa abajo

Durante esos consejos las comunidades decían sentirse escuchadas por Álvaro Uribe, que cada fin de semana se acercaba a una región diferente, adecuaba los espacios y tenía una comunicación directa con la gente.

Tal vez ese acercamiento con las comunidades le ha permitido al expresidente seguir siendo el ‘ídolo’ de muchos colombianos que les siguen brindado apoyo a sus candidatos y continúan confiando en sus propuestas.

Finalmente, Duque invitó a la unidad del país, a no preocuparse por la oposición, ni por las diferencias y a seguir construyendo una Colombia llena de grandes propósitos.

El nuevo Presidente cerró su discurso diciendo: “Que viva Colombia, que viva la democracia”.