Una de estas, la del Centro Nacional de Consultoria (CNC), lo puso este miércoles en cuarto puesto en la intención de voto con solo el 8 %, un patrón de estancamiento que se ha visto en la mayoría de las encuestas, lo que algunos han dado en llamar ‘el Pantano de Vargas’.

“Usted sabe que en Colombia la gente se monta en el bus ganador… la gente sabe que si la encuesta le sale bien, eso le genera más apoyos… en Colombia siempre gana el caballo ganador”, le dijo Julio Sánchez a César Caballero, luego de formularle una pregunta en la que le planteaba un escenario hipotético en el que un candidato o campaña le pidiera hacer un estudio privilegiando ciertas variables (que, obvio, lo favorecieran porque sabe que ahí es fuerte), lo que significaría una “distorsión brutal”.

Lo que plantea Sánchez Cristo, simplemente, es el tema del voto útil. Al ver el resultado de este pronóstico, muchos electores no querrán perder su voto en un candidato como Gustavo Petro, que no pasaría a segunda vuelta, que no tiene opción.

Sánchez Cristo no lo dijo, pero esa es una de las ‘innovaciones’ del método de César Caballero, que pretende anticipar qué pasará en el futuro, no solo tomando en cuenta el voto de opinión (que es el que miden las encuestas) sino el voto de las maquinarias políticas (que él llama ‘voto de estructura’).

Obviamente, la variable del voto de maquinaria supuestamente favorece a Germán Vargas Lleras, y de ahí la distorsión brutal (usando las palabras de Sánchez Cristo).

El artículo continúa abajo

Al defender su modelo, César Caballero dijo: “Se lo voy a resumir de esta manera: lo que nosotros estamos viendo es que tiene (voto de) opinión, pero no tiene estructuras políticas; Germán Vargas Lleras tiene una maquinaria muy fuerte, y tiene problemas de opinión, eso lo que está diciendo el modelo es eso”, lo que, según  él, genera una redistribución de las probabilidades de cómo va a ser la votación el 27 de mayo.

El método de Caballero que favorece a Vargas Lleras da un peso al voto de las ‘maquinarias’ (que actuó en las elecciones legislativas del 11 de marzo), y dice que solo un 38 % será transferible a alguna de las campañas presidenciales.

Luego, Camila Zuluaga señaló el otro problema del pronóstico: “lo que pasa con este modelo es que uno de los candidatos que se ha visto favorecido… utiliza los resultados para campañas publicitarias. Obviamente, sí tiene un efecto, y eso tiene unas implicaciones electorales”.

Lo que Zuluaga expresa se puede poner en otras palabras: el uso de las investigaciones de los encuestadores no solo para reflejar opinión, sino para modelarla y manipularla.

Pero Caballero, al hablar de los riesgos que está corriendo, no incluye este ‘efecto’ entre ellos (ni sobre la credibilidad de los medios que lo están usando: Caracol Radio y Red + Noticias). Y Sánchez Cristo, equivocadamente, cree que el único afectado será Caballero.

“En la cuenta corriente el saldo solo lo afecta a él, porque de una u otra forma luego le dirán: ‘usted hizo un modelo de proyección de esta manera y mire el resultado’”, dijo Sánchez.