En su cuenta de Twitter, Noguera escribió:

La defensa de Barranquilla es explicable porque el debate organizado entre El Heraldo, Telecaribe y la Universidad del Norte ha resultado el mejor, debido a que los candidatos pudieron interactuar, incluso a pesar de los propios moderadores que, como en el de RCN, se dedicaron solo a adjudicar los turnos de la palabra.
Pero Noguera no fue el único que se refirió al debate con aburrimiento. Daniel Samper Ospina utilizó su cuenta en esa misma red social para hablar sobre la “rigidez” del esperado encuentro entre los candidatos:

Además, comparó el debate de RCN con los de hace un par de semanas en Medellín y Barranquilla, los cuales, a su modo de ver, fueron mejores:

El debate de Medellín, organizado por Sema y Teleantioquia fue el que más conspiró contra el verdadero debate. Y como gran paradoja, uno de sus moderadores, Rodrigo Pardo, exaltó que no había habido agresiones, una mala lectura de la interacción y el debate verbal que el país está esperando.

La explicación para que el debate de RCN -que generó mucha expectativa por ser el primero que se hacía en un canal nacional y también porque algunos de los que se hicieron en canales regionales dejaron el listón muy alto- no fuera atractivo, es que los temas fueron muy poco cercanos con el ciudadano promedio y, cuando eran cercanos, más bien parecían para el manejo de expertos y académicos.

El artículo continúa abajo

Pero hay otro detalle: el formato del debate no permitió que los 6 candidatos participantes efectivamente debatieran, y hubo ciertas normas que no gustaron ni siquiera entre los candidatos, como quedó reflejado cuando Humberto de la Calle dijo que, a pesar de que respetaba la organización, no compartía el hecho de no poder responder una alusión que le había hecho Iván Duque.

Además, la interacción entre los 6 candidatos, al menos durante la primera hora y media que duró el encuentro, no se ocupó de temas coyunturales. Eso solo se empezó a tratar cuando ya casi se iban a cumplir 2 horas de la transmisión y la atención ya no estaba en el canal.
El único tema de coyuntura que apareció, pero por iniciativa de los candidatos, atravesado en alguna de las preguntas, fue la eventual extradición de Jesús Santrich, detenido por narcotráfico.

Algunos tuiteros coincidieron al decir que el debate fue muy poco atractivo. Unos usaron un tono jocoso para expresarse: