Así lo asegura la revista Semana en una de sus notas breves, en la sección de ‘Confidenciales’.
La cláusula ya estaba funcionando en la compra de casas y apartamentos, con miras a los resultados de primera vuelta, y ahora más con miras a los resultados de segunda vuelta.

La cláusula refleja el miedo a una Presidencia del candidato de la ‘Colombia Humana’, que ha levantado los temores a las expropiaciones, aunque el candidato ha tratado de espantar esos miedos.

El artículo continúa abajo

“Lo que proponemos es expropiar, dicen nuestros contradictores. Eso es una mentira, es una cadena de engaño que está oscureciendo nuestro objetivo central”, afirmó Petro, que obtuvo la segunda mejor votación (más de 4,8 millones de votos) en las elecciones de este 27 de mayo.
Pero declaraciones como estas no logran borrar afirmaciones de campaña, como la que hizo de oferta de compra de propiedades en el Valle del Cauca al industrial Carlos Ardila Lulle, que fueron interpretadas como expropiaciones disfrazadas.

Lo cierto es que los temores a una Presidencia de Gustavo Petro no son exclusivas de grandes empresarios y conglomerados.

Un informe publicado por la Miami Association of Realtors (algo así como Asociación de empresas de finca raíz) de abril de 2018 revelaba que los colombianos lideraban la intención de compra de finca raíz en la Florida. Y esto está relacionado con una supuesta incertidumbre sobre el futuro de Colombia en una eventual presidencia de Gustavo Petro.