Mockus, ahora senador de la República, pero también exrector de la Universidad Nacional y dos veces alcalde de Bogotá, se había limitado a agradecer a las personas que se habían declarado a la expectativa sobre su decisión, pero no la había manifestado.

López, que en medio de todo el ajetreo de la campaña consiguió el triunfo de que la consulta anticorrupciuón que promovió en el país pasara en el Congreso, también guardaba silencio sobre el camino que iba a tomar. Sobre su decisión había mucha expectativa comoquiera que al ser la llave de Fajardo se presumía que, como él, podría inclinarse por el voto en blanco.

Pero este viernes antes del mediodía López y Mockus destaparon sus cartas y anunciaron su respaldo a Petro.

El artículo continúa abajo

López había dicho en su cuenta de Twiter que llegaban a la plazoleta frente a la iglesia del Voto Nacional, en el centro de Bogotá, a encontrarse como dos proyectos distintos. “No vamos a unir ni a fusionar a la Coalición Colombia con la Colombia Humana”.

“Esta iglesia [Basílica del Sagrado Corazón de Jesús o Voto Nacional] se empezó a construir al término de la Guerra de los Mil Días”, dijo López al anunciar la decisión suya y de Mockus. “Representa por la unidad del país a pesar de los conflictos. Por eso es el escenario que hemos escogido para compartir este anuncio”.

Por su parte, Mockus resaltó que en ese lugar estaban “personas muy distintas, que permaneceremos distintas, pero queremos ejercer nuestro rol de ciudadanos, que quieren cumplir sus roles”. Y añadió: “Les agradezco a las personas que me acompañan aquí, porque de su inteligencia lideran procesos valiosos. Aquí nos une la pedagogía”.

Cuando Petro llegó al lugar, abrazó a Mockus, a su fórmula vicepresidencial, Ángela María Robledo, y a Íngrid Betancourt, que en las últimas horas también dijo que lo respaldaba.

Si bien la opción que eligieron Mockus y López resulta consistente porque los dos pertenecen al Partido Alianza Verde, surge la duda de los efectos que esta decisión pueda tener en la relación con Fajardo, que, igual que Humberto de la Calle, prefirió la opción del voto en blanco.