Principalmente señaló que “ya es una ventaja que no sea Uribe” el candidato de la extrema derecha, y que en este momento “es muy importante que Duque, en el caso de ganar, se perfile mucho más como un candidato que se sostiene a sí mismo”, en entrevista con Blu Radio.

Krauze aseguró que en Colombia ve el “hechizo que ejercen ciertos líderes carismáticos sobre un sector del pueblo”, y que en estos casos lo ve en Petro, pero también en Uribe, porque “hay populismo de derecha y de izquierda” por lo que no es “una ideología” de un extremo político.

El experto acaba de publicar el libro ‘Mi Pueblo’ donde expone un decálogo de las características de estos líderes que los convierten en populistas. En la entrevista con la emisora mencionó solo algunas de ellas:

– El populismo no es una ideología. Hay populismos de derecha y de izquierda. El populismo se caracteriza por el hechizo que hay entre un sector del pueblo y el líder carismático. El líder utiliza la palabra y el micrófono, el Twitter y la imagen, como Chávez o como Trump, para apoderarse de la conciencia de un sector importante del pueblo, y que el pueblo vea a ese líder carismático como un salvador.
– Ese líder carismático moviliza permanente a las masas.
– Polariza a la sociedad entre los buenos y los malos. El pueblo es aquel sector que lo apoya y el no pueblo es aquel sector que no lo apoya.
– El populista siempre busca enemigos internos o enemigos externos.
– Nunca asume la responsabilidad de sus errores o de sus actos.
– No negocia, es amigo o enemigo. “O estás conmigo o estás contra mí”.
– El líder populista fabrica la verdad oficial, la decreta y reescribe la historia.
– El líder populista actúa en contra de las leyes, las instituciones y las libertades.
– El objetivo y designio es disolver a la democracia lineal.

El artículo continúa abajo

Entre tanto, Krauze también aseguró que no está de acuerdo con que en América Latina se liguen “los movimientos a las personas”. Es decir que hablemos de “chavismo, castrismo, López obradorismo, uribismo, lo que en otros lugares, es marxismo, socialismo, fascismo, nacionalismo o liberalismo”.

El experto también dijo que espera que eso deje de existir conforma avanza el siglo XXI, que espera que la región tenga “gobiernos que sean más vigilados y al mismo tiempo más eficaces. Que el pueblo los avale con su voto o los castigue sacándolos del poder en su debido tiempo; pero que ya no surjan en nuestro continente estos movimientos al personalismo político”.

Finalizó diciendo que le hubiese gustado que el candidato más centrado avanzara para no vivir el extremo en el que quedó el país de cara a la segunda vuelta.

Krauze confesó que tiene mucha fe en Colombia, porque logró superar “décadas de violencia, la pesadilla de la guerrilla, tanto sufrimiento de tantas décadas y finalmente los cimientos de cultura republicana, de debate público, de elecciones a lo largo de la historia los siguen sosteniendo. Ojalá que esa civilidad siga prevaleciendo quien quiera que gane la segunda vuelta, pero ojalá que la polarización disminuya y triunfe el debate”.