Por este motivo, dicha entidad dijo que el Distrito invierte más de 1.800 millones de pesos para el mantenimiento de las mismas, trabajo que realizan los jóvenes participes del programa Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud (Idiprón).

“El proceso comienza con un enjuague de jabón y desengrasante. Luego se retiran las calcomanías. Para esto se usa un disolvente suave como la gasolina, pues el tiner puede dañar la señal. Posteriormente, la señal se endereza y por último se pinta”, explicó María Fernanda Espitia, coordinadora del convenio que existe entre Idiprón y la Secretaría de Movilidad.

Señal de tránsito
Señal de tránsito / Secretaría de Bogotá
Señal de tránsito
Señal de tránsito. / Secretaría de Movilidad

Dentro del informe también se conoció que las localidades con el mayor número de señales en mal estado son: Engativá (3.307), Usaquén (2.968), Suba (2.685), Chapinero (2.680), Puente Aranda (2.218) y Kennedy (2.148).

El artículo continúa abajo

La Secretaría de Movilidad recalcó que las señales disminuyen las cifras de accidentalidad, porque transmiten la información a todos los usuarios de la vía aclarando el camino seguro a seguir. Desde las zonas por donde pueden cruzar los peatones, hasta los vehículos mostrándoles los sentidos viales, las zonas donde está prohibido parquear, entre otras indicaciones.