Los empleados para los que el teléfono celular pasa de ser un objeto más de la oficina a una herramienta para llevar a cabo sus labores son aquellos que se hacen directos merecedores de ese beneficio. Esto por cuenta de que las compañías tienen el deber de darles a sus trabajadores las condiciones necesarias para que ellos cumplan de manera correcta con sus obligaciones, señala Elempleo.com.

En ese sentido, en una empresa convencional los cargos que exigen un plan de telefonía celular considerable y que la misma empresa lo pague son los de los altos ejecutivos, gerentes y el personal de ventas.

Elempleo realizó una encuesta en la que le preguntó a 400 empresas del país a qué tipo de empleados le pagaban la factura de un plan de telefonía celular limitado o cerrado, con los siguientes resultados: jefaturas (66 %), fuerza de ventas (57 %), gerencia media (57 %) y gerencia alta (42 %).

Esas mismas empresas manifestaron que daban planes de telefonía celular ilimitados a altos gerentes (en un 78 %) y ejecutivos (79 %).

El artículo continúa abajo

La idea es que los costos de un plan de telefonía celular que se usa como herramienta en jornada laboral no afecten las finanzas personales o el salario de un empleado.