Esta decisión, explicó la empresa en un comunicado, “se adoptó debido al retraso en la entrada en operación del proyecto hidroeléctrico Ituango. De acuerdo con el cronograma de la obra, se preveía que la Central Ituango comenzaría a generar energía en diciembre de 2018 con una unidad de 300 megavatios”.

A partir de ese momento, agregó, “ingresarían las otras siete unidades de generación restantes, de manera secuencial, hasta alcanzar los 2.400 megavatios de capacidad total. El atraso aplazó, a su vez, el ingreso de recursos financieros con los que la compañía contaba para soportar sus inversiones orgánicas”.

La Junta Directiva de EPM también dio su visto bueno para enajenar las participaciones indirectas en las sociedades chilenas Aguas Antofagasta S.A. (100 %), a través de sus filiales EPM Chile S.A. e Inversiones y Asesorías South Water Services SpA., y en el Parque Eólico Los Cururos Ltda (100 %), que posee por medio de sus filiales EPM Chile S.A. y EPM Inversiones S.A.

El artículo continúa abajo

La autorización de la venta de activos de la organización asciende a “entre 3,5 y 4 billones de pesos (entre 1.210 y 1.383 millones de dólares), con el propósito de continuar con el plan de inversiones en infraestructura”, precisó la información.

El Grupo EPM es una multinacional conformada por 46 compañías de servicios de energía eléctrica, gas natural, agua potable, saneamiento básico, recolección, aprovechamiento y disposición final de basuras, y tecnologías de la información y las comunicaciones.

La compañía tiene operaciones en Colombia, México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Chile, Estados Unidos y España.