En un comunicado, el gobierno chino calificó la subida del arancel como “obvia violación de los principios de la OMC” .

“China expresa su protesta enérgica en este contexto y se ve obligada a tomar contramedidas”, dice el texto.

La nota añade que “China presentará una reclamación al sistema de solución de diferencias de la OMC para proteger sus intereses legítimos, el mecanismo del libre comercio y el multilateralismo”.

Desde las 12.01 del jueves hora Pekín (23.01 del miércoles en Colombia), China impuso tarifas adicionales a importaciones estadounidenses por valor de 16.000 millones de dólares, anunció la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado.

Lu Kang, portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores

Artículo relacionado

Comenzó la temida guerra comercial entre Estados Unidos y China

A partir del 23 de agosto, EE. UU. extendió la tarifa del 25 por ciento a productos chinos por 16.000 millones de dólares.

La subida de la tasa arancelaria, a la que el gigante asiático responde simétricamente, ya se aplicaba desde el 6 de julio a mercancías por valor de 34.000 millones de dólares

Paralelamente, la Oficina del Representante Comercial de EE. UU. va retocando una lista de importaciones chinas por 200.000 millones de dólares que se gravarían con el 10 por ciento.

El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a amenazar en julio con gravar mercancías chinas por 500.000 millones de dólares, la práctica totalidad de lo que EE. UU. importa de China.