“Algunas aerolíneas establecen cálculos para identificar a los pasajeros del mismo apellido dentro de un vuelo, y cuando quieren viajar juntos se les cobra más”, aseguró James a The Independent.

La más reciente investigación de la Autoridad de Aviación Civil (CAA), lanzada en octubre de 2018, declaró que la probabilidad de que los pasajeros se dividieran si no pagaban para sentarse juntos variaba enormemente entre las aerolíneas.

En una encuesta a 4.296 personas que habían volado como parte de un grupo, la CAA descubrió que los viajeros eran más propensos a separarse cuando volaban juntos.

Como informó el medio citado a principios de este año, dividir a los pasajeros podría obstaculizar las evacuaciones seguras y rápidas, según un informe elaborado por el Grupo de Operaciones de Vuelo de la Royal Aeronautical Society (FOG).

El artículo continúa abajo

El informe titulado Evacuación de emergencia de aviones comerciales de pasajeros, enfatizó la importancia de que los miembros de la familia estén sentados juntos en una emergencia: “Los operadores no deben cobrar a los miembros de la familia por sentarse juntos”.

“Esto es especialmente importante cuando los adultos y sus hijos necesitan sentarse cerca uno del otro si ocurre una situación de emergencia, como una evacuación, descompresión o turbulencia del aire, cuando la asistencia y la supervisión de un adulto probablemente sean de suma importancia”, resalta la investigación.

“La Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido decidió que los asientos de los grupos familiares deberían ser tales que los miembros de la familia no estén sentados de forma remota, ya que los miembros del grupo que están separados podrían buscarse en una evacuación de emergencia, lo que podría tener un grave impacto en el flujo de pasajeros a las salidas de emergencia”, concluye el informe.