El video fue compartido por el propio jugador de los Patriotas de Nueva Inglaterra, quien aparece de la mano con su hija en una roca a gran altura, desde la que se tiró con la pequeña, pese a que esta no quería lanzarse.

Al ser halada, la niña cayó en mala posición al agua, provocando el popular planchazo. Por fortuna, el suceso no pasó de un susto para la infante, que ya en el pozo abrazó a su papá.

Junto a la publicación, el deportista escribió un mensaje para burlarse de lo sucedido: “Si Vivi va a ser una campeona olímpica algún día, probablemente no estará en el nado sincronizado… ¡Papá siempre le da un 10!”.

Acá, el particular video: