“Desde tempranas horas, el fanático bananero se adentró en la pasión que despierta el Unión. El colorido, la alegría y hasta el folclor aparecieron para equiparar las buenas sensaciones que otorgó el mismo juego”, relató ‘Hoy Diario del Magdalena’ en la crónica que cuenta que al escenario llegaron caravanas provenientes de municipios como Riofrío, Fundación y Orihueca.

Fueron 5 años los que el Unión estuvo por fuera de su ciudad, deambulando por estadios como el de Magangué o Ciénaga. De esa manera, “a ritmo de tambora, una brisa enloquecedora, la afición samaria respondió”, señala Noticias Caracol.

El artículo continúa abajo

En la salida del equipo a la cancha, grabada en video por uno de sus ilustres hinchas como es el padre Alberto Linero, mostró la magnitud de lo que representa para la afición del ‘ciclón’ el retorno de su elenco a su casa.

Así se vivió desde la tribuna, al son de tambores, el gol de la victoria del Unión anotado de pena máxima por David Ferreira:

“La hinchada, toda una ciudad volcada en un estadio cambia todo, y el equipo tiene otra compañía, otra presión. Yo creo que va a servir mucho para buscar el objetivo que tenemos”, dijo Eduardo Méndez, presidente del club de Santa Marta, a Noticias Caracol.

Según el estadígrafo Álvaro Hincapié, fueron 1590 días que el Unión pasó sin jugar en su casa. “Su hogar del que no se debió ir jamás”, sentencia Deportes RCN.