Según dijo Ubaldo Duany a El Colombiano, la diosa del salto triple tiene una molestia en el tendón de Aquiles, que le afecta en el momento de apoyar su pie.

El entrenador cubano admitió que, contrario a la voluntad de Caterine, le exigió que no compitiera en los Juegos que se cumplen en Santa Marta:

“Ella es una guerrera, a veces no le importa el dolor de su cuerpo con tal de representar a su país, tiene demasiado sentido de pertenencia, pero no la puedo arriesgar porque debemos sostenernos en la élite mundial. Aún hay un camino por delante, y prácticamente le exigí que no lo hiciera. Se debe cuidar”

Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano, lamentó la ausencia de la saltadora “sobre todo por la afición samaria, que esperaba con ansiedad ver a nuestra medallista de oro olímpica”. El directivo pone por encima la salud de la deportista.

El artículo continúa abajo

“No podemos exponer la integridad física de la atleta por aspirar a conseguir una medalla en los Bolivarianos”, dijo.

Recuerda El Colombiano que Caterine no asiste a unos Bolivarianos desde 2009, cuando las justas se hicieron en Sucre (Bolivia) y allí paradójicamente se colgó las medallas de oro en salto alto y largo —modalidades que ya no practica—mientras ganó plata en salto triple.

En Santa Marta tampoco estará su más cercana rival en la actualidad, la venezolana campeona mundial Yulimar Rojas, quien desistió de disputar los Juegos por su propia voluntad, pensando en la preparación de la próxima temporada.

“Este año ha sido bastante largo para mí, de muchas competencias y cansancio físico y mental. Hemos cumplido el 90 por ciento de las expectativas de este año y creo que después de todo, merecía un descanso, merecía unas vacaciones completas”, explicó a El Universal de Venezuela.

Ahora, la esperanza colombiana en la prueba de salto triple queda cifrada en Yosiri Urrutia, la saltadora que siempre ha estado a la sombra de Caterine y que tiene la oportunidad de repetir la medalla de oro obtenida en los Juegos de 2013.