Luego de departir un rato con los hinchas azules, el técnico argentino tomó la vocería para agradecer el gesto y expresar lo que significó Millonarios “en la etapa más difícil” de su vida, cuando sufrió de una enfermedad mortal (cáncer) que logró vencer.

“En nuestro corazón siempre, con mucho amor. Mis hijos tan agradecidos a Millonarios, siempre me lo repiten (…) Y en un lugar que es tan difícil, porque ustedes no tienen idea lo difícil que es Millonarios, haber logrado las cosas que logramos me llena de emoción, de orgullo también, y le agradezco. Millonarios, en mi vida, en la etapa más difícil, fue lo mejor que me pasó, y eso no tiene precio”, dijo Russo, mientras se le quebraba la voz.

Todos los hinchas que asistieron aplaudieron al técnico, que logró levantar la estrella número 15 del conjunto azul, tras ganar una final capitalina, nunca antes vista, ante el rival de patio Independiente Santa Fe.

El artículo continúa abajo

De igual manera, Russo declaró que junto a su familia estaba cómodo en Bogotá y que no es un adiós sino un “hasta luego”, aunque advirtió que no volverá al Campín mientras que haya otro técnico dirigiendo a los azules, pues según declaró, “es lo que corresponde porque cada uno debe tener el lugar y el respeto” que merece.