Después de un primer tiempo discreto, ambos equipos desempolvaron su artillería en la segunda parte, que comenzó con un gol de Luis Díaz al rematar dentro del área apenas unos minutos después de salir de vestuarios.

Sólo habían transcurrido cuatro minutos más, cuando Jarlan Barrera anotó el segundo para el conjunto tiburón con un soberano remate y Díaz, de nuevo, consiguió el tercero para el equipo de Barranquilla.

El artículo continúa abajo

Con tres goles arriba, el Junior se relajó y Rionegro cobró aliento con dos rápidos goles, el primero anotado por Carlos Ramírez en el 85 cuando remató de cabeza entre los dos centrales.

El segundo lo consiguió Osorio Botello de penalti cuando el encuentro llegaba al final e insufló esperanzas a su equipo para el partido de vuelta, que se disputará este domingo.

Junior disputará el jueves siguiente el juego de vuelta de las semifinales de la Copa Sudamericana contra Independiente Santa Fe. Los barranquilleros ganaron 2-0 en la ida en Bogotá.