La final de la Copa Libertadores de este año entre los dos equipos más grandes de Argentina cumple este lunes 16 días de extensión. Sin embargo, la única duda para catalogarla como la final más larga de la historia del torneo radica en saber si se va a jugar o no el partido de vuelta ya que Boca Juniors quiere obtener el título en el escritorio.

Los directivos del club ‘xeneize’ acudieron al Tribunal de Disciplina de la Conmebol reclamando que los ataques que sufrió su bus cuando se dirigía al estadio Monumental y dejaron heridos a varios de sus jugadores constituyen una violación al reglamento del torneo que los hace merecedores del título.

Edwin Cardona en River Plate vs. Boca Juniors

Artículo relacionado

Presidente de River trata de traicionero a Boca por querer la Libertadores en escritorio

Tanto el presidente de River Plate como el de Boca se reunirán el martes en Asunción convocados por el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, para buscar un acuerdo sobre la fecha en la que se debería jugar el partido de vuelta de la final.

La definición que protagonizaron Cali y Palmeiras en 1999 no es la única que tuvo 14 días de diferencia entre su primer y segundo partido. Un año antes, Vasco Da Gama y Barcelona de Ecuador disputaron sus partidos en ese mismo periodo.

“Tras la ida el 11 de noviembre, la fecha tentativa para una definición sería en la semana del 3 al 9 de diciembre”, reseñó el diario Olé.