Federer logra a sus 37 años su primer trofeo desde que se impusiera en Basilea en octubre de 2018, y se convierte en el segundo jugador de la era moderna del tenis (desde 1968) en alcanzar los 100 trofeos, tras Jimmy Connors (109).

El suizo, séptimo jugador mundial, no había podido alcanzar el centenar de títulos a finales de 2018, cuando cayó en semifinales del Masters 1000 París-Bercy -ante Novak Djokovic, en el juego decisivo del último set- y en el Masters de Londres, eliminado también en semifinales, por Alexander Zverev, futuro vencedor.

El artículo continúa abajo

Para ganar por octava vez en Dubái, Federer tardó pocos minutos en hacer un break y llevar la iniciativa del duelo, que le sirvió para tomarse la revancha de Australia, cuando cayó tras tres horas y 45 minutos de juego.

Tsitsipas, que el lunes entrará en el Top 10 de la ATP a sus 20 años (10º), llegaba en gran forma al partido de este sábado, tras dos semanas perfectas en las que encadenó ocho victorias consecutivas y el título en Marsella. Además, tenía el buen recuerdo de haber eliminado a Federer en octavos de final del pasado Abierto de Australia.

Es un privilegio jugar contra estos jóvenes. Yo mismo estaba muy contento cuando jugaba contra mis héroes cuando era joven“, señaló Federer sobre un Tsitsipas que tenía apenas dos años cuando el suizo ganó el primero de su larga lista de títulos, en 2001 en Milán.