Mejía plantea en su columna dominical de El Espectador que hay muchos síntomas de que algo anda mal en el fútbol colombiano, y el mayor son las bajas asistencias a los estadios durante el segundo semestre: “Tal vez el peor promedio de los últimos diez años”.

El columnista agrega que los cuatro partidos de ida de las semifinales de la Liga (sumados) no alcanzaron los 40.000 espectadores, y revela que a la televisión no le va mucho mejor:

“Las finales no conmueven, no llenan, así como nunca la gente se pudo meter en el segundo torneo. Los ratings de sintonía de RCN y WIN son muy pobres este año con relación a torneos anteriores”.

El artículo continúa abajo

Mejía concluye que el momento histórico de fútbol colombiano es “gravisimo” y considera que los dirigentes no lo quieren ver o no lo quieren entender:

“Se quedaron comparándose con Inglaterra y pidiéndole a la televisión millones de dólares por un espectáculo que es pobre y mal presentado”.