Los protagonistas fueron 2 brasileños que iban grabando su travesía; sin embargo, uno de ellos salió del túnel con más prisa que el otro en el momento que el tren se acercaba.

El más retrasado dejó su cicla botada al lado de la vía férrea y salió corriendo, con tan buena suerte que el tren no lo alcanzó por muy poquito.

El artículo continúa abajo

Luego del susto, ambos volvieron a entrar para buscar la bicicleta y se sorprendieron al ver que no le había pasado nada. Posteriormente, siguieron cruzando el túnel.

“Sé que estábamos equivocados, fuimos muy imprudentes, los túneles de trenes nunca fueron hechos para andar en bicicleta o caminar”, escribió en Facebook uno de ellos, Jedson Gil Miranda, quien vivió la aventura con su compañero Felipe Vieira.

En video, la milagrosa salvada: