El documento asegura que el club ‘xeneize’ busca “condiciones de igualdad” para poder disputar la final, tal y como lo acordaron en la noche del sábado los presidentes de los clubes y el de la Conmebol.

Además, Boca solicita que se apliquen “las sanciones correspondientes previstas en el Artículo 18” del reglamento disciplinario de la Conmebol, que entre otros puntos, contempla deducción  determinación del resultado de un partido, descalificación de competencias en curso y/o exclusión de futuras competencias.

Cabe mencionar, que en la noche del sábado, día que se tenía previsto el partido de vuelta de la gran final, Carlos Tévez aseguró que el partido no se debería jugar, teniendo en cuenta que cuando hinchas ‘xeneize’ agredieron a jugadores de River en el 2015, en un partido de Libertadores, la Conmebol decretó la suspensión inmediata del juego (faltaba el segundo tiempo) y la eliminación automática de Boca.

Agresión Bus

Artículo relacionado

[Videos] Así fue la terrible agresión de hinchas de River al bus de Boca

Por su parte, River se mantiene en la posición de jugar el encuentro y ratifica que estarán dispuestos en la cancha para disputar el superclásico.

Por ahora, la Conmebol no se ha pronunciado acerca de la solicitud de Boca y se mantiene el horario del encuentro para este domingo a las 3:00 p.m. (hora de Colombia), según se acordó en la noche del sábado.