La jugada de la expulsión ocurrió en el minuto 70 de juego, cuando Brasil ganaba por 2-1, gracias a los goles de Everton y el mismo Gabriel Jesús. El empate parcial lo marcó Paolo Guerrero desde el punto penal.

El atacante del Manchester City saltó a disputar la pelota contra el central peruano Carlos Zambrano, pero se lo llevó puesto y al juez Tobar no titubeó para sacarle la segunda tarjeta amarilla.

Gabriel Jesús protestó la decisión y antes de salir del campo hizo un gesto con sus manos, dando a entender que era un “robo”. Luego, la transmisión lo mostró en el túnel del estadio Maracaná, sentado sobre las escaleras, todavía reclamando y llorando.

A continuación, los videos de la ‘pataleta’ del delantero y la jugada de la expulsión: