A pesar de las dudas y los cuestionamientos, el video arbitraje ha sido uno de los grandes protagonistas del torneo de selecciones más antiguos del mundo, ayudando a los árbitros y dándole más justicia al juego. En total la herramienta ha intervenido en 9 oportunidades durante la Copa, acertando en todas la decisiones que ha tomado.

Las polémicas más grandes se han presentado hasta el momento en el grupo A. La primera fue en el partido inaugural entre Brasil y Bolivia cuando el árbitro Néstor Pitana no vio una mano dentro del área boliviana, por lo que el VAR intervino y se pitó justamente la pena máxima a favor de la ‘canarinha’. Así mismo, en el duelo entre Perú y Venezuela le fueron anulados dos goles correctamente al combinado ‘inca’ por fuera de lugar.

Entre tanto, en el grupo B, a Paraguay se le invalidó acertadamente un gol por fuera de juego frente a Catar. Mientras que en el grupo C, en el partido entre Uruguay y Ecuador, el video arbitraje intervino para expulsar a un futbolista ecuatoriano por un codazo, jugada que el juez central había considerado que era para amarilla.

Ya en la segunda fecha del grupo A, el VAR volvió aparecer para darle un penal justo a Bolivia, el cual no se había pitado por un inexistente fuera de lugar, y anularle acertadamente dos anotaciones a Brasil ante Venezuela.

Por el momento, la ayuda tecnológica no se ha rajado en su primera aparición en una Copa América y ha hecho que sus detractores cambien de opinión respecto a su implementación. Los dos únicos compromisos que no tuvieron VAR son Colombia-Argentina y Chile-Japón.