“Las puertas de la selección están abiertas para los que no quieran estar acá”, advirtió Hernán Darío Gómez en su encuentro con los medios de comunicación, haciendo referencia a la posibilidad de que su relación con los futbolistas sea complicada por las dos primeras derrotas en el torneo.

El seleccionador de Ecuador dijo este domingo que espera ver a los suyos mentalmente fuertes en el partido ante Japón.

“En estos momentos es muy importante la mente (…). Ha sido un torneo duro mentalmente. Hemos trabajado mucho en la alegría, en que no se caigan los ánimos, en el respeto a la Copa América“, declaró Gómez en conferencia de prensa en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, escenario del compromiso del lunes, en el que el equipo tricolor se juega el pase a cuartos de final.

Ecuador comenzó la competición sufriendo una goleada 4-0 ante Uruguay en la apertura del Grupo C y, aunque mejoró en su siguiente presentación contra Chile, encajó un revés 2-1. “Logramos levantar el equipo anímicamente para enfrentar a un Chile de la misma jerarquía de Uruguay” a pesar de la caída, manifestó el estratega.

Meme Bolillo Gómez

Artículo relacionado

Triunfo de Colombia clasificó a Perú y le dio gran ayuda al ‘Bolillo’ Gómez

Esa fue una señal, sostiene Gómez, de que Ecuador “muestra cosas importantes: no achicarse y no quedarse en los malos momentos”. “Es la parte mental la que hay que trabajar mejor”, agregó.

Gómez evitó subestimar a Japón cuando se le preguntó por la posibilidad de cruzarse en cuartos de final con el anfitrión Brasil. “No hay nada ganado contra Japón si no nos empleamos al 200% para poder sacar el resultado a nuestro favor”, subrayó.

Contra los asiáticos, el director técnico tricolor aspira a “aumentar un poquito más el nivel” con respecto al duelo anterior.

‘Bolillo’ Gómez mantuvo bajo llave los hombres que integrarán la alineación en el crucial choque del Mineirao, en el cual no podrá contar con el capitán del equipo, el central Gabriel Achilier, después de haber sido castigado con tarjeta roja. Sí apuntó a una base similar a la del partido de Ecuador ante Chile.

En el debut, considera Gómez, presentó una formación “individualmente excelente”, pero que “se estiraba mucho”; mientras que en su segundo cotejo hubo un once que “da posibilidad de que se reduzcan espacios entre líneas y estar más juntos para ir elaborando juego”. Reflejó confianza en el proyecto que empezó con vista a la clasificatoria mundialista rumbo a Catar-2022. “Yo no soy de las personas que se entrega”, concluyó.