Riquelme admitió en una entrevista con Efe que la expectación que provoca en la tribuna no ha cesado desde que saltó a la fama por unas fotos en las que aparecía siguiendo un partido del Mundial de 2010 en Asunción.

Ante las críticas que puede generar la manera en que exhibe su figura en los estadios, la modelo respondió que “la mujer va y disfruta del fútbol, y a parte derrocha belleza en todos los sentidos”.

Radamel Falcao García

Artículo relacionado

Datos históricos del Colombia vs. Chile en Copa América son preocupantes para nosotros

“Yo no veo como algo feo que una mujer vaya a una cancha y la gente admire su belleza. No lo veo de esa manera. Lo que me da fea imagen es gente gritándose, insultándose, peleándose en un estadio o drogándose dentro de un campo de fútbol. Para mí eso es más dañino“, apuntó Riquelme.

Riquelme señaló que no ha cambiado su forma de ser desde que se convirtió en una celebridad porque, según afirmó, nunca pudo digerir esa vorágine. “Nunca asimilé lo que me ocurrió. A veces no podía ver los partidos. Me la pasaba sacando fotos. Fue un sueño cumplido. Lo cumplí, lo viví, lo disfruté, y ahora lo vuelvo a disfrutar”, apostilló Riquelme, de 34 años y casada con el futbolista argentino Jonathan Fabbro.

“Yo creo que no he cambiado en nada. Capaz tenía unos añitos menos, pero tengo una teoría medio pícara y es que cuando más viejo se hace el vino, más rico se hace“, añadió.

La paraguaya aseguró que le gustaría volver a posar desnuda para una revista igual que ya hizo en 2011 para Playboy si le llegase una oferta similar. “Para mí es algo artístico mostrarse de una forma sensual. Esto ya viene desde los años 40. Arrancó con Marilyn Monroe. No viene de ahora, y me parece lindo admirar el cuerpo de una mujer”, precisó.

Cuando no sigue a la selección en la Copa América, Larissa Riquelme está ocupada con un programa televisivo que tiene en Paraguay y también vinculada al mundo de la moda.