Con Chile metido en campo peruano, Gallese fue cobrando más protagonismo, se agigantó en el arco y dejó a ‘La Roja’ con el grito de gol atascado en la garganta.

Dos balones por lo alto, uno de ellos casi inatajable para cualquier arquero, uno rastrero muy difícil y un cierre impecable del ángulo en un mano a mano con el delantero Eduardo Vargas fueron solo algunas de las intervenciones que marcaron la reivindicación, y de qué forma, de un portero que había sido el villano por el mar de errores que cometió en la goleada que Perú sufrió ante Brasil.

Reinaldo Rueda

Artículo relacionado

[Video] ‘Pacto de Lima’ se queda sin vengar y Rueda, sin final de Copa América

Y en un mismo torneo, se ven las dos caras de la misma moneda: la derrota estruendosa ante el anfitrión y la victoria sobrada ante uno de los favoritos, verdugo de la Selección Colombia y con ‘sangre en el ojo’ para terminar de sacarse la espina contra el equipo que lo dejó por fuera del Mundial, lo que los chilenos llamaron ‘el pacto de Lima’ entre cafeteros e ‘incas’.

Ahora, el derrotado Perú de la primera ronda contra Brasil enfrenta de nuevo al anfitrión en la final y tiene la oportunidad de desquitarse de la goleada, así sea por un tanto o en los penaltis, pero revancha es revancha. Y si pierde, se irá con la frente en alto después de haber empezado el torneo con el pie izquierdo.

¿Qué dirá de Gareca ahora el periodista peruano que lo ninguneó en la primera rueda de prensa?

Este trino muestra el penalti errado por Eduardo Vargas: