Ese día, la Selección Colombia volvía a octavos de final de una Copa del Mundo después de 24 años, siendo apenas la segunda ocasión en la que lo conseguía.

Aunque la presión parecía estar más sobre los uruguayos, que llegaban a Brasil 2014 tras haber sido cuartos en Sudáfrica 2010, la buena primera ronda de la ‘tricolor’ lo motivaba a hacer historia.

Corría el minuto 28 y la jugada se desarrolló en la cabeza del área oriental, tras un despeje defensivo que parecía no representar peligro inmediato para el portero Muslera. Abel Aguilar fue por la pelota y vio libre a James, al que habilitó de primera con la cabeza.

El 10 sacó toda la técnica, controló con el pecho y sin dejarla caer empalmó un cañonazo de antología que entró al arco con fuerza tras rozar el travesaño, dándole un brillo adicional a la anotación.

Este viernes, 5 años después de ese día memorable, Colombia enfrenta a Chile en una situación similar, aunque en Copa América, en la Arena Corinthians de Sao Paulo. James seguramente estará también en el campo, y quizá en algún momento recuerde esa gesta que sucedió a algunos kilómetros de allí, ese 28 de junio de 2014, en el imponente Maracaná de Río.

La fecha es, pues, un buen presagio que se une a los buenos números que ha tenido Colombia bajo la dirección arbitral del argentino Néstor Pitana.

Néstor Pitana

Artículo relacionado

Árbitro argentino para enfrentar a Chile: una garantía y buen presagio para Colombia

Recuerde el golazo que hizo gritar a Colombia entera al abrir su camino hacia cuartos de final de esa cita orbital, por primera vez en su historia: