El inicio de Colombia no fue para nada bueno. A pesar de ganarle a Perú en Barranquilla, después perdió ante Uruguay por goleada, empató en Chile y cayó de local contra Argentina.

El equipo de Pékerman tuvo que sacar la casta contra Bolivia, con un triunfo agónico en La Paz, y recuperó la confianza venciendo a Ecuador y Venezuela. Cerraría la primera vuelta de la Eliminatoria perdiendo con Brasil y ganándole a Paraguay.

La segunda vuelta inició con empates frente a Uruguay y Chile; derrota contra Argentina, y se volvió el triunfo ante Bolivia y Ecuador. Pero los empates vs. Venezuela y Brasil complicaron, nuevamente, las clasificación.

La derrota sorpresiva como local contra Paraguay, dando vuelta el resultado sobre la hora, puso a la tricolor ad portas de la eliminación. Todo se definiría en Lima, donde un 1-1 clasificó a Colombia al Mundial.

La actitud, la clave

Colombia cayó en el primer partido frente a Japón. Nadie lo esperaba, pero sucedió. El segundo juego, contra Polonia, era definitivo y la actitud de los Cafeteros se notó en los 90 minutos. Un 3-0 y nada que reclamarle a los 11 guerreros.

Parece que levantarse después de un duro golpe es una cualidad de los jugadores que integran la Selección y el más claro ejemplo es Falcao. El delantero y capitán, que se perdió el Mundial 2014 debido a la lesión en su rodilla.

El samario no fue una ficha constante de José Pékerman en la Eliminatoria a Rusia. La falta de continuidad que tuvo en el Manchester United y el Chelsea, sumado a algunas lesiones menores que sufrió, alejaron al ‘Tigre’ de la Selección.

No fue tan influyente en el equipo como sí ocurrió para Brasil 2014, ya que únicamente anotó dos tantos. Sin embargo, su liderazgo y entrega por la Selección fue vital para lograr la agónica clasificación en Lima.

Al ser un referente del equipo, la energía se contagia y todo el esfuerzo de los 23 jugadores que están representando al país se ve en cada partido.

Falcao ya cumplió su sueño y logró marcar un gol en la Copa del Mundo ante Polonia. Es el capitán indiscutible del combinado ‘cafetero’ y un líder nato que se sobrepuso a las enormes dificultades para buscar hacer historia con Colombia en Rusia. La actitud de la Selección lo es todo en este Mundial.