No sigo leyes de una moral doble y acomodada, ni mandatos sociales que me encadenen, ni costumbres, ni dogmas que me limiten. Estudiante apasionada de comunicación y periodismo, locutora, 18 años.