Periodistas: No tenemos alguien que diga algo que suene inteligente. ¡Llamemos a Sanabria!