Es pianista de profesión y bloguera de El Tiempo. Se declara fan absoluta de la quejadera, pues según dice, es un instinto natural, una forma de hacer catársis y sobrellevar las adversidades.