Por eso, vestido como un superhéroe, el pequeño de seis años tocó la campana del Hospital de Niños de Pittsburgh como festejo de su última sesión de tratamiento. La felicidad que refleja con su sonrisa y sus brincos de emoción le han sacado lágrimas a más de una persona.

Aunque en 2014 se creyó que el tumor cerebral que tenía había sido eliminado, el año pasado reapareció y tuvo que someterse, nuevamente, a extensas jornadas de quimioterapia. Esto se debió a que dicho tumor no podía ser operado.

Los doctores creen que en esta ocasión ha sido controlado y esperan que Jimmy siga una vida normal como cualquier niño de su edad.

El video que muestra su conmovedora reacción fue compartido por su madre a través de Facebook, justamente en la página que creó para mostrar la evolución de su hijo: I’m praying for Jimmy Spagnolo (Estoy rezando por Jimmy Spagnolo).