Cámaras de seguridad captaron el momento en que el coyote agarró al perro por la cabeza y lo arrastró por el lugar, cubierto de nieve. Hubo un instante en que el coyote soltó al can y este aprovechó para correr hacia su dueña, que salió de su vivienda para intentar rescatarlo.

Vicky Dinges, propietaria del perro, manifestó a Chicago Tribune que Boozer, como se llama la mascota, sufrió una “herida profunda en la cabeza” y resultó con un ojo morado, además de otras lesiones.

“Pudo haber sido mucho peor”, agregó la mujer, quien indicó que el ataque se produjo el pasado miércoles.

El artículo continúa abajo

Chris Anchor, biólogo de vida silvestre del condado de Cook, aseguró a ese medio que posiblemente el coyote que atacó a Boozer lo hizo para defender su territorio:

“Si el coyote hubiera querido matar a ese pequeño perro, este habría muerto en cuestión de segundos”.

Citado por ese diario, el Departamento de Recursos Naturales de Illinois recomendó a los habitantes de esa zona estar pendientes de sus mascotas cuando estén afuera de sus viviendas, sobre todo si los animales pesan menos de 9 kilos. Asimismo, aconsejó que las cercas que rodean las casas tengan de 1,8 a 2,4 metros de altura.