¿Selfis con animales en la Amazonia? Poco recomendable, advierte ONG

Un informe de World Animal Protection afirma que desde 2014 las fotos con animales ha aumentado en 292 % en Instagram.

Selfi con tortuga
94% de los 18 paseos turísticos en Manaos, Brasil, ofrecían la oportunidad de sostener y tocar animales salvajes.| iStock

En 40 % de ellas, los humanos aparecen “abrazando o interactuando inadecuadamente con un animal salvaje”.

Los animales de la Amazonia sufren con la actividad turística en la región, que en muchos casos somete a especies como el delfín rosa o el perezoso a maratónicas sesiones de fotos, advierten activistas de esta Organización No Gubernamental.

A menudo, los animales son capturados y maltratados antes de ser exhibidos a los turistas, apunta World Animal Protection, que se infiltró en excursiones en la selva amazónica de Brasil y Perú para registrar estas interacciones.

El artículo continúa abajo

“Detrás de las cámaras, estos animales suelen ser sometidos a golpes, apartados de sus madres cuando bebés y secretamente guardados en lugares sucios, estrechos; o son cebados reiteradas veces con alimentos que pueden tener un impacto negativo a largo plazo en su organismo y comportamiento”, afirma el grupo.

“Con demasiada frecuencia, los turistas desconocen completamente esta crueldad que hace a los animales sumisos y disponibles”, añade.

En la ciudad brasileña de Manaos, capital del estado de Amazonas, 94 % de los 18 paseos turísticos visitados por World Animal Protection ofrecían la oportunidad de “sostener y tocar animales salvajes” para tomarse fotografías.

En dichos paquetes, el delfín rosado era el animal más ofrecido por los operadores para este tipo de contacto, seguido del perezozo de tres dedos, cocodrilos, anacondas verdes y monos.

Roberto Cabral, coordinador de las operaciones de fiscalización del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama), dijo en una entrevista a la AFP que mantener animales en cautiverio para estos fines es ilegal en Brasil y que lamentablemente esto “ocurre”.

Pero “en el contexto general de tráfico de animales y de caza que existe en Brasil, aunque es algo impactante (la explotación turística de animales) es algo mínimo”, ponderó.

“La ironía es que el turista que normalmente se saca fotos con el animal, es aquel turista que adora los animales y, en realidad, está contribuyendo para su malestar, para su captura, su matanza”, añadió Cabral.

AFP

 

 

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error