Storm se lanzó al agua en PJ Harbor (Long Island, Estados Unidos), llevó al animal silvestre a tierra firme e intentó reanimarlo.

El artículo continúa abajo

Mark Freeley, el dueño de Storm, le daba instrucciones mientras registraba el rescate con su teléfono celular. Minutos después, el cervatillo, asustado, volvió en sí.

Freeley trasladó al cervatillo a un refugio, donde lo visita regularmente, y afirma que se recupera satisfactoriamente.

Mientras tanto, Storm se ha convertido en una celebridad y su historia ha sido reproducida por diversos medios de comunicación en los Estados Unidos.