El resultado fue compartido por la propia familia del menor al portal argentino Todo Noticias y es tan curioso que se ha compartido profusamente en las últimas horas.

El niño no tuvo mayores problemas para escribir los números del 1 al 9, salvo que omitió redactar el seis. Sin embargo, cuando llegó el momento de escribir esos mismos números en orden descendente, el infante asumió que la petición de escribirlos al revés era literal y decidió redactar el 2, el 3, el 5 y el 6 de una forma muy particular.

El artículo continúa abajo

Este es solo uno de los tantos casos virales que abundan en las redes sociales de niños que responden de manera graciosa los problemas que les ponen sus profesores de matemáticas. Así contestó la tarea el niño argentino:

Todo Noticias