La mujer usó sus pies y rodillas para tocar el balón. Incluso, lo envió a su espalda, donde lo recibió sin problema. También lo paró con el pecho.

Varios bañistas la rodearon al percatarse de su gran dominio de la pelota, y algunos la grabaron. En distintas ocasiones, la aclamaron.

Después de casi un minuto y medio, la señora perdió el control del esférico y este cayó en la arena. No obstante, los presentes siguieron aplaudiéndola.

Su video fue divulgado en redes sociales, donde se volvió popular. De igual forma, la mujer fue apodada como la “abuelita de Ronaldinho”, y elogiada por muchas personas.