El inventor y empresario sudafricano lo hizo saber durante el 68° Congreso Australiano Internacional que se llevó a cabo en Adelaida, Australia, reseña Bloomberg.

Durante el evento, Musk manifestó que tiene en mente construir una especie cohete llamado ‘BFR’ que permita trasladar personas a cualquier parte del mundo en menos de una hora. El también dueño de Tesla puso como ejemplo un viaje entre Nueva York y Shanghai, que, para él, podría llevarse a cabo en tan solo media hora.

“Si vamos a lugares como Marte, ¿por qué no en la Tierra?”, sentenció Musk en el congreso. Luego de concluida su presentación en el escenario, el empresario se manifestó a través de su cuenta de Instagram: “El costo por asiento debería ser más o menos el mismo que un pasaje de avión en clase turista. Me olvidé de mencionar eso”, añade Bloomberg.

El artículo continúa abajo

Musk también tiene dentro de sus obsesiones la meta de crear una nave espacial que sea capaz de llevar al hombre a Marte para el año 2024. En un primer momento espera que se pueda enviar una carga a ese planeta en 2022 y, dos años después, una misión tripulada.