Acabar neutralidad de la Red afectaría a todos, pero no por mucho tiempo

Dicha neutralidad es un conjunto de reglas que evitan que un proveedor o servicio tenga prioridad sobre los demás.

Neutralidad de la red
Sin neutralidad, los proveedores favorecerían a algunas empresas y usuarios.| Getty

Esto quiere decir, según El País de España, que los proveedores están obligados a dar acceso a los contenidos sin privilegiar a un participante de la red por encima de otros. Ello quiere decir que todos los computadores, servidores y los paquetes de datos son considerados iguales y con los mismos ‘derechos’ en la gran red de información, como es Internet.

Esto evita que, por ejemplo, un proveedor de acceso a Internet decida restringir que el cibernauta utilice un buscador (como Google) para favorecer a otro (Bing o Yahoo).

Ese conjunto de reglas podría verse amenazado por una iniciativa del ente regulador de las telecomunicaciones en EE. UU., que quiere cambiar dichas reglas y alterar la neutralidad de la Red, en una reunión planeada para el próximo 14 de diciembre.

El artículo continúa abajo

Muchos creen que acabar con la neutralidad de Internet tendrá un impacto negativo en la innovación y el acceso tecnológico para los menos privilegiados.

La neutralidad es una idea que ha acompañado a Internet desde su creación y por ello muchos expertos consideran que la decisión de EE. UU. no tendría un impacto duradero porque se trata de un intento del presidente Donald Trump de acabar con el legado de su antecesor, Barack Obama.

Para expertos como el indio Pradeep Kumar Kapur, profesor de la universidad de Maryland, esta propuesta, “tendrá una vida muy corta porque será tumbada por el juzgado, al igual que ocurrió con la decisión de Trump de prohibir la llegada de inmigrantes de ciertos países”.

En mayo de este año, la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense (FCC) hizo pública su intención de poner fin a la Orden de Internet Abierto de 2015 impulsada por Obama para garantizar la neutralidad de la red.

Kumar comparó la propuesta con el borrado de información sobre el cambio climático en la web de la Casa Blanca cuando Trump llegó al poder y concluyó que, aunque sea aprobada, no va a afectar al resto del mundo.

En este sentido, apuntó que la batalla por un Internet más abierto y libre “va a continuar en todo el mundo, y la decisión de los Estados Unidos no va a afectar al resto de países”, ya que en todo el mundo se están haciendo avances hacia una mayor neutralidad de la Red.

El analista de la organización de defensa de los derechos digitales Fundación Frontera Electrónica (EFF), Jeremy Malcolm, por su parte, destacó que intentar regular internet país por país “simplemente no funciona”.

A su juicio, el “mapa” de Internet no tiene nada que ver con el geográfico y, a pesar de que hay muchos ejemplos de control gubernamental en estados como China, Rusia o los países árabes, los ciudadanos encuentran soluciones para escapar a la censura, explicó.

Cuando Internet comenzó a popularizarse, su característica principal era que no pedía a los usuarios un permiso para conectarse ni una tarifa más allá de tener que pagar el módem o la electricidad, según el director general del Registro Regional de Internet para la región Asia-Pacífico, Paul Wilson.

Conservar estas características, dijo, es vital para que el ciberespacio siga siendo un lugar donde surgen ideas innovadoras.

El experto señaló que en Internet es frecuente que empresas tecnológicas pequeñas o con pocos recursos generen contenidos y soluciones nuevas; además, para muchos gobiernos, el derecho de los ciudadanos de acceder a internet “no es negociable”.

El caso de Portugal, para no imitar

Un artículo de Los Angeles Times explica que acabar con la neutralidad de la Red, como lo pretende hacer el presidente de la Federal Communications Commission (FCC), “les permitirá a los proveedores manipular sus ofertas a expensas de los consumidores”.

Y pone el ejemplo de Portugal, donde por una tarifa básica, los proveedores ofrecen cierta capacidad de descarga y velocidad, y va subiendo a medida que el usuario paga más por un acceso más ‘premium’.

Los proveedores portugueses también hacen diferenciación de precios según el servicio, por ejemplo, si es de música, videos, mensajería instantánea o videollamadas.

En síntesis, lo que la no neutralidad logra es que se terminen conformando paquetes de acceso a Internet, algo similar a lo que sucede con la TV por suscripción, que si quiere el paquete de películas, noticias, deportes, etc., debe pagar más.

Con información de EFE

El siguiente video explica qué es la neutralidad de la Red:

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error