Opinión

Jonathan Alexander Cárdenas Jarro

Ejecutivo Comercial de Banca Personal e Inversión.

De la persecución a la quiebra: servicio público de transporte especial

A las empresas de taxis solo les importan los cupos y no las condiciones de vida de sus afiliados y por eso buscan alternativas.

El pasado 7 de junio el Ministerio de Transportes, la Secretaria de Movilidad, junto a los empresarios de Taxis Libres y el representante del gremio taxista, el señor Hugo Alberto Ospina Agudelo, presentaron a la opinión publica la nueva modalidad de transporte individual de pasajeros.

Esta nueva modalidad va encaminada a una revolución del servicio individual de pasajeros, según lo expresado por los empresarios del servicio y su representante sindical.

El decreto 2297 de 2015 y la Resolución 2163 de 2016 nos indican la implementación de esta nueva modalidad de transporte, modalidad que solo se encamina a los intereses propios del gremio amarillo, donde se impide la oportunidad del Servicio Público de Transporte Especial ingresar al mercado del transporte individual.

Actualmente, en Colombia existen más de 170.000 vehículos de servicio público de transporte especial, y casi el 65% rueda en la ciudad de Bogotá o sus alrededores.

El artículo continúa abajo

Pero, ¿cómo esta cantidad de vehículos rueda en las calles?

Las empresas transportadoras habilitadas por el Ministerio de Transportes, hoy en día se dedicaron a vender cupos de afiliación y no a la búsqueda de contratos que vinculen el esfuerzo económico de sus afiliados, engañando de manera vil a estas personas con falsos vínculos laborales y exorbitantes ingresos, disfrazando sus intereses económicos particulares, en la legalidad que les da la cartera ministerial.

¿Qué hacen los engañados o los desafortunados, que tienen sus vehículos sin un vínculo laboral real? – La única alternativa económica que tienen estos propietarios y conductores del servicio público de transporte especial, es la vestidura de aparente ilegalidad que les ofrecen las aplicaciones móviles como Uber, Cabify, Mi Águila, etc.

Esta alternativa les favorece para suplir sus necesidades básicas como alimentación, vivienda, servicios, combustible y, en muchos casos, la cuota del préstamo de su vehículo.

Lamentablemente, en Colombia no existe una organización sindical que luche por los intereses de los propietarios y conductores de este gremio, y si la hay, solo sirve para recibir la cuota de afiliación de sus asociados.

De esos 170.000 vehículos en circulación, solo el 30% tienen un vínculo laboral real y cuenta con el respaldo de las compañías contratantes del servicio, y el otro 70% trabaja al menudeo con las aplicaciones tecnológicas o tiene en estado de abandono su inversión.

Según el Código de Comercio, en sus artículos 1312 y 1316, se considera la figura de comisionista del transporte, que se adapta perfectamente a la modalidad del transporte individual de pasajeros terrestre, ya que la función que cumple el comisionista, es la de contratar el servicio y hacerlo ejecutar.

Esto es precisamente lo que hacen los operadores de estas plataformas tecnológicas, cuando el usuario toma contacto a través de su dispositivo móvil, es así como también funcionan las aplicaciones de Esytaxi o Tappsi. Por otro lado, el segundo artículo, nos indica que se le prohíbe al comisionista de transporte, ser transportador o empresa transportadora.

Los propietarios y conductores del servicio especial, que hoy en día, se ponen esa camiseta de aparente ilegalidad para llevar pan a sus casas, y día a día son inmovilizados, dejando a una familia desapareada económicamente.

Estos conductores y propietarios necesitan hacer un llamado por la vulneración de sus derechos, al trabajo, al principio de equidad e igualdad en un Estado Social de Derecho, a la libre escogencia de profesión, a la propiedad, a la libre creación de empresa, a la libre competencia; y razonar que, con la implementación de esta nueva modalidad de transporte de lujo se intensificará la persecución por parte de las autoridades y el gremio amarillo, pues, su principio de equidad continuará siendo quebrantado por los intereses de unos pocos.

Cabe resaltar que el gremio amarillo es un importante sector de votantes en las próximas elecciones presidenciales, de Senado y Cámara, siendo más de 480.000 vehículos en el país.

Más del 60% se encuentra agradecido con la gestión de Germán Vargas Lleras, hoy candidato a la presidencia de la República con el partido Cambio Radical, y la representación del gremio por parte del senador Jorge Enrique Robledo Castillo del Polo Democrático.

Como los nuevos vehículos negros de transporte de lujo, los vehículos bancos que hoy en día circulan también pueden prestar el servicio, solo es que el gobierno nacional los incluya en sus planes.

Esta implementación anunciada el día 7 de junio, afectará en materia de movilidad a la ciudad, en materia ambiental y daría más lapso a la ilegalidad, siendo esto su única fuente de ingresos, por otro lado, dejaría en la quiebra económica a esas familias que confiaron sus ahorros, su pensión, o peor aun, financiaron su vehículo con falsa promesas, por culpa de los intereses particulares.

Jonathan Alexander Cárdenas Jarro.
Fundador Asotransespecial – Asociación Nacional de Transporte Especial y Turismo

Twitter: @Asotransespecial

Facebook: /asotransespecial

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error