Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

Plástico vs. Medio Ambiente, una lucha difícil de ganar

El mundo sí lucha por evitar que lleguen a los basureros este tipo de productos que podrían, de manera relativamente fácil, ser reutilizados

 
www.alnatura.de

¿Señor quiere un pitillo? pregunta el mesero, después de poner la bebida sobre la mesa. Parece algo trivial que, sin embargo, tiene un alto impacto en la naturaleza, en el medio ambiente.

Esos pequeños elementos plásticos que se han vuelto cotidianos, que le dan una especie de estatus a los restaurantes, generan un daño al ambiente de gran medida. Su excesivamente lenta descomposición hace que se conviertan en un gran contaminador del medio ambiente.

Además de estos elementos, el plástico está presente en todas las actividades del ser humano. Las bolsas para empacar en tiendas y supermercados, los empaques de alimentos, los platos y vasos de las fiestas, tanto infantiles como de mayores, y elementos como cuchillas de afeitar y electrodomésticos, están fabricados de esta sustancia que resulta de los procesos de refinación del petróleo.

Y mientras los desperdicios humanos, que se concentran en los botaderos, día tras día, se convierten en montañas de basura, a lo que se suma que buena parte de esos materiales permanecerán allí durante cientos o miles de años.

Por eso miro nuevamente al mesero y ese pequeño pitillo que me ofrece; y decido que así sea una mínima expresión en pro del ambiente, no voy a aceptarlo. Como tampoco las miles de bolsas que pasan cotidianamente por nuestras manos.

Aunque ha pasado un poco desapercibido, el presidente Santos lanzó hace pocos días una campaña para prohibir el uso de bolsas de pequeño tamaño. Además se ha promovido la reutilización de estos empaques y productos. Algunos almacenes, por ejemplo, están cobrando por los empaques plásticos, mientras que otros venden bolsas o maletas de tela, reutilizables, para que allí se lleven los alimentos y productos de las tiendas.

Otra medida es el símbolo de reciclaje, que está presente en las cajas de cartón y en las latas de aluminio. Y que ha venido dando especial valor a eso que antes era visto como basura.

Por eso, aunque considero que en nuestro medio, en nuestra sociedad, no es tan clara esta mentalidad “conservacionista”, el mundo sí lucha por evitar que lleguen a los basureros este tipo de productos que podrían, de manera relativamente fácil, ser reutilizados.

Y como un ejercicio de moda, nuestro presidente pone a sonar uno u otro tema. Así, al nombrar como ministro de  ambiente a un afro colombiano, que de forma irónica es un ingeniero de minas, hace que el tema ambiental quede en el primer nivel de las noticias y la discusión cotidiana.

Este ministro que viene del departamento del Chocó, y extrañamente de un lugar caracterizado por la inclemente explotación minera, tendrá que proteger hermosos lugares como el valle del Cocoro en Quindío, donde han puesto sus ojos las mineras multinacionales.

Y aunque ocupa tan solo breves segundos en las noticias, escuché por casualidad que, el partido verde, en cabeza del senador Antonio Navarro Wolf, propuso una ley que crea un impuesto a las bolsas plásticas, dinero que se utilizará para patrocinar a estudiantes de bajos recursos, que quieran adelantar carreras ambientales.

Y cada día esa especie de enemigo oculto sigue atentando por el cada vez menor espacio verde de nuestro planeta. Se ve difícil y distante el día en que el ambiente pueda ganar esta batalla. Si antes se hablaba de un planeta verde, donde el agua y la vegetación primaban; ahora nuestros herederos recibirán un planeta de desechos plásticos.

Y, al contrario de lo que dice la canción de salsa, que el plástico se derrite cuando le da de lleno el sol. Tendrán que pasar miles de años para lograr la degradación de ese producto símbolo de nuestra época.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: