Opinión

Andrés Piñeros Latorre

No hay guerra que dure mil años, ni país que la resista

Hay temas sobre los que, sea como sea, hay que escribir o hablar.

La paz es uno de ellos. Aunque se trate de una decisión tan trascendental, los voladores, y fuegos artificiales, no se han presentado; al contrario el ambiente está rodeado por cierta duda, por una incertidumbre, por eso que alguna vez hemos llamado una calma chicha.

Las manos abrazadas y las sonrisas de satisfacción fueron un preámbulo, que para muchos ya se quemaron, y no tuvieron tanta trascendencia. Ahora, a pesar de la participación del secretario de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el evento no ha tenido el impacto esperado. Se podría esperar que las calles se llenaran de banderas blancas, de pitos, de gritos eufóricos. Pero nada ha pasado.

Dudas y expectativas rodean un proceso al que, todavía le falta un paso clave, la refrendación de todos los ciudadanos, a través de la firma del desconocido acuerdo de paz. Además, de acuerdo a los últimos acontecimientos, en los que el presidente Santos anunció que si la paz no se firma, la guerrilla llegaría a las ciudades.

Como el dicho que dice que “el fin justifica los medios”, nuestro primer mandatario está decidido a sacar adelante este proceso de paz que, por su longitud y complejidad, no sólo permitirá acabar con uno de los conflictos más largos de la humanidad, sino con unas conversaciones que parecían interminables.

Y aunque parecería que la parte más complicada y compleja hubiera sido superada, lo que viene es como un premio, no de alta montaña, sino probablemente de fuera de categoría. El reiterativo asunto del posconflicto, de ese evento impredecible que deberá contar con la participación tanto de los colombianos que apoyan este proceso como de los que se oponen, de los participantes de la guerra como de los que han sido víctimas de diferentes maneras.

Paz es una de las palabras más cortas del léxico español, pero una de las más difíciles de interpretar. La sencillez de este término se contradice con la complejidad de conseguir un objetivo que puede resultar prácticamente inalcanzable.

Como hasta ahora los periódicos, los noticieros, tanto de radio como de televisión, y las recientes redes sociales giran en torno de la guerra, del conflicto, ahora se dará un giro que nos deberá hacer pensar y vivir un nuevo horizonte: la paz.

Pero de qué manera se puede cambiar esa visión de nuestro mundo. Cómo las experiencias del pos conflicto pueden resultar de interés para unas audiencias acostumbradas a las continuas informaciones de la guerra, las batallas y en general de todo tipo de violencia.

Una realidad que deberá cambiar, no solo por el silencio de las armas, sino por el cambio de las mentalidades de buena parte de los más de cuarenta millones de colombianos. No hay guerra que dure mil años  ni país que lo resista. Y confiemos que esa etapa de guerra haya llegado a su fin para nuestro sufrido país.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ ctrl.articles[index].author.owner.short_text }]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]} | {[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error