Uriel Bedoya Correa
Opinión de Uriel Bedoya Correa

Uriel Bedoya Correa es comunicador social – periodista. Mi interés, aparte de los temas aeronáuticos, es lo relacionado con género, sexualidad y cultura, política, inclusión social. El año pasado terminé materias de la Maestría en Problemas Sociales Contemporáneos y ahora adelanto una investigación relacionada con personajes gay en telenovelas y/o series colombianas, cuál es el estereotipo o características que tienen estos personajes en la TV colombiana.

Necesitamos más besos

Condenada quedó la masculinidad costeña al ver que Silvestre Dangond y Poncho Zuleta se dieron un beso.

 
El Heraldo

Atiborrar de besos es lo que necesita el mundo ante tanta indiferencia y crueldad, un beso lo cura toda y no importa entre quienes. El escándalo del beso dado entre Silvestre Dangond y Poncho Zuleta hiere más la virilidad de la rancia hombría en el epicentro de la masculinidad costeña en medio del furor de la capital del Vallenato.

Este beso recuerda irónicamente la indignación que ha ocasionado el acto entre dos hombres, es gritarle a esa repetida creencia que ellos no lloran, no se besan, no juegan con muñecas, no se maquillan. Ese día que lo hagan es la muerte…  ¿De qué? De la estructura falo céntrica, que nos recuerda que el hombre se construye por estereotipos de fuerte, proveedor del hogar, representante de la masa muscular y, a la mujer como cuidadora de los hijos, responsable del hogar, representante de la reproducción familiar, sumisa ante el hombre.

Eso nos grita las imágenes, los discursos constantes de derecha y de izquierda en telenovelas y medios de comunicación.

Estos estereotipos no son recientes, siempre nos han acompañado. En la vida militar existió un hombre llamado Leonard Matlovich quien desafió la vida castrense, se distinguió por la lucha de ser activista por la reivindicación de los derechos libres de las personas LGBTI en Estados Unidos.

Siendo militar mantenía relaciones sexuales con otros hombres, fue condecorado por participar en la Guerra de Vietnam e inmortalizó la frase: “Gano medallas por matar hombres y se me condena por amar a uno”.

Condenada quedó la masculinidad costeña al ver que Silvestre Dangond y Poncho Zuleta se dieron un beso que simplemente pudo representar el amor sincero de amigos, el acto se convirtió en el señalamiento de lo que no se debe hacer ante la sociedad, ni ante ninguno, es triste que estos mensajes de no aceptación y discriminación nos sigan invadiendo con la cara de reproche de muchos, incluso medios de comunicación que traducen y transmiten el repudio de estos actos de amor, de amistad, que al final no tienen malicia.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: