Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Nace una nueva oligarquía con los acuerdos de La Habana

No vamos para una Nueva Colombia, sino que los cabecillas de las Farc se convertirán a futuro en una nueva oligarquía.

 
Twitter de la mesa de negociación

En las 297 páginas del acuerdo final que se dieron a  conocer en las negociaciones de La Habana, aparecen  una enorme cantidad de organismos burocráticos de las cuales las Farc harán parte.

Porque si en el Caguán la guerrilla le exigía al presidente Andrés Pastrana cogobernar pidiéndole por lo menos el 50% de los cargos del Estado, con lo firmado en Cuba prácticamente el  grupo armado se coloca muy cerca de  la toma del poder total.

Hay que aclarar que el termino oligarquía, básicamente se le aplica al sector improductivo y clientelista de la sociedad que parasita con el  manejo del estado, que es diferente a la burguesía que es el grupo acaudalado y productivo dentro de esa misma sociedad, por eso se podría decir que la oligarquía no tiene identidad ideológica propia, y la vemos actuando en la democracia liberal como también en los regímenes  comunistas totalitarios  casos del chavismo en Venezuela, el castrismo en Cuba, la monarquía Kim en Norcorea y la camarilla marxista en China.

La nueva oligarquía que constituirán los jefes de las Farc, al amparo de los acuerdos, tendrá muchas ventajas económicas y políticas. El partido que crearán gozará de enormes privilegios por encima de los demás grupos que han estado en la legalidad, pues no solo el Estado le financiará su centro de pensamiento, sino que las Farc se convertirán en un poder mediático y expresamente ningún medio de comunicación lo podrá superar, ya que contara con el respaldo sumiso del establecimiento.

Con los acuerdos de La Habana las Farc tendrán poderes omnímodos y gozaran de intocabilidad ideológica, porque se crea el delito de opinión, pues con el pretexto de perseguir a las organizaciones denominadas como sucesoras del paramilitarismo (hay que saber quién les va a dar esa denominación porque por ahora solo conocemos a las Bacrim) pero cuando se implementen los acuerdos las Farc, utilizando un organismo que se llamará Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, de la cual hará parte desde luego esa narcoguerrilla, podrá perseguir con la complacencia del Estado a sus enemigos políticos e ideológicos.

El movimiento sindical que desde que las Farc le declararon la guerra al Estado y a la sociedad colombiana hace 52 años para tomarse el poder,     ha sido víctima de miles de crímenes por parte de los actores armados en donde la guerrilla comunista tiene un alto porcentaje de responsabilidad,  fue desconocido en las 297 páginas del acuerdo final entre el gobierno y las Farc, pues como por arte de magia hacen desaparecer al sindicalismo, del que perfectamente se puede decir que tiene un importante poder de convocatoria y movilización, y que está constituido por organizaciones muy importantes en el país.

Sin embargo ni para la guerrilla ni para el gobierno existe el  sindicalismo en el acuerdo, y únicamente en la página 72 del documento una sola vez  aparece con la palabra sindicatos, como una simple entidad social que hará  parte de un organismo conocido con el nombre de Pacto Político Nacional y desde las regiones.

El menosprecio de la guerrilla de las Farc al sindicalismo se debe a que el mamertismo comunista ha perdido influencia en ese sector, quedándole poco del  activo sindical, por lo tanto buscarán con sus aparatos y creando otros seguir desconociendo al movimiento obrero. Además, no se explica cómo el gobierno  de Santos, que alardea con el  Diálogo Social y con el respaldo a las organizaciones  de la Sociedad Civil se haya prestado para ignorar a los sindicatos en el documento final, sabiendo que han sido  víctimas históricas del conflicto.

El ejecutivo puede expedir toda la cantidad de decretos que quiera mencionando la reparación del sindicalismo, pero los acuerdos de  La Habana si son aprobados en el Plebiscito, entrarían prácticamente a ser parte del bloque de constitucionalidad o pacto supra-constitucional, que estará por  encima de  los decretos del gobierno a favor de la reparación sindical, los cuales quedarían en un segundo  plano, prácticamente como letra muerta, porque  el desconocimiento del sindicalismo en el acuerdo final de La Habana  fue inconmensurable.

Cualquier oligarquía se caracteriza por ser parasitaria, y en el caso de las  Farc no será la excepción, por ello la difícil situación económica que vive el país se empeorará con los nuevos entes burocráticos creados en el acuerdo final, lo que llevará en los próximos años a mas impuestos, endeudamiento y reformas tributarias, comenzando con la que  presentará el gobierno al Congreso en el mes de octubre después del plebiscito, por ello para votar el próximo 2 de octubre la ciudadanía debe saber primero que todo ¿Cuánto valen los acuerdos de La Habana?

Porque mantener a la nueva oligarquía marxista leninista de las Farc, no será nada fácil.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: