Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

La revolución bolivariana y el marxismo-leninismo

Las Farc intentarán criminalizar a quienes se les opusieron a través de las instancias creadas por los acuerdos de La Habana.

 
Farc en La Habana - Pulzo.com
AFP

En  un foro organizado por Prisa y la Fundación Buen Gobierno el pasado miércoles 7 de septiembre en Bogotá, el presidente Santos fue muy crítico con la participación en política electoral de las Farc :

¿Qué van a vender con ese voto, el marxismo leninismo? Eso está muy anticuado”.

Además dijo que:

la revolución bolivariana, ese es el ejemplo que van a vender y yo creo que no les va a ir muy bien en las urnas, pero que tengan el derecho de ir  ya que es  el propósito de este proceso”.

Ante la expresión del Presidente vale preguntar: ¿Por qué sabiendo que el marxismo leninismo es anti-historico y la revolución bolivariana es un fracaso, se le concedieron tantos privilegios a las Farc en el documento final de La Habana?

Se recuerda que el grupo narcoterrorista abraza los dogmas del comunismo totalitario de los que no se conoce que haya renegado.

La respuesta a la pregunta anterior se contextualiza, por la falta de  confrontación ideológica que las élites gobernantes fueron incapaces de  darle al marxismo-leninismo, no solo en  Colombia, sino también en varios países de Latinoamérica, ya que las viejas oligarquías de la región se han dedicado a parasitar en el manejo de los estados y se olvidaron del debate fecundo de las ideas en contra del principal predador de la democracia y la libertad.

Se resalta que el comunismo totalitario que siguen las Farc por antonomasia es enemigo de la humanidad.

El llamado castrochavismo no es un invento del uribismo como algunos quieren hacer creer, sino que junto al socialismo del siglo XXl, el bolivarianismo, el indigenismo, el sandinismo y otros, son parte de la mascarada del marxismo-leninismo para engañar a los pueblos  latinoamericanos, pues no se puede ignorar que los comunistas han utilizado diferentes disfraces para timar  a los ciudadanos.

Eso ocurrió con el sátrapa de Fidel Castro que utilizó el movimiento 26 de Julio, para luego en el poder cambiarle el nombre por el de partido comunista  de Cuba, igual aconteció con el partido de los trabajadores de  Corea del Norte, que luego el genocida de de kim Il Sung  trasformo en partido comunista con la idea Juche, lo que significa que los marxistas usan cualquier nombre de acuerdo a las condiciones y peculiaridades para sus intenciones criminales y burocráticas.

La revolución bolivariana y el marxismo-leninismo son la misma vaina, entonces no hay que hacer diferencia, porque además, los comunistas acuden a los próceres latinoamericanos para utilizarlos en sus aviesos planes, como sucede con el libertador Simón Bolívar de quien los comunistas ultrajan su memoria hablando del bolivarianismo, porque no se puede pasar por alto que el libertador fue mancillado por el señor Karl Marx padre del comunismo totalitario, quien en una biografía publicada en 1858 trató a Bolívar de canalla, cobarde y traidor, también lo acusó de haber entregado a Francisco Miranda a los españoles. Por ello los comunistas no tienen moral para usar la memoria del padre de la patria.

La lucha en Colombia en contra de la guerrilla comunista de las Farc durante 52 años de conflicto se priorizó principalmente por la vía militar, y a veces en la parte política, pero fue casi nula la lucha ideológica en contra de la banda armada, especialmente en las organizaciones populares, lo que permitió que las Farc cabalgaran en el atraso y la ignorancia en los sectores rurales con sus mitos, supersticiones, violencia, irracionalidad y predestinación, que son las enseñanzas  fundamentales del marxismo-leninismo, con las cuales engañan a  gentes incautas.

Las Farc, apoyadas en  el acuerdo final de La Habana, buscarán cuando estén en la legalidad perseguir a sus rivales políticos e ideológicos, utilizando algunas ONG proclives a sus intereses, y para ello pretenden contar con el Tribunal Especial de Justicia Transicional  y la  Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, señalando torvamente de instigadores de la violencia a sus adversarios, lo cual crearía el delito de opinión y se convertiría en una cacería de brujas, sin embargo eso se les puede convertir en un bumerán.

Porque la historia está bien documentado señalando  que el principal generador del conflicto de más de 52 años fue el partido comunista, que fundó a las Farc, y desde el lX congreso en 1961  proclamó la combinación de todas las formas de lucha para la llamada liberación nacional, por lo tanto  hay que recordar que una cosa es querer y otra poder, porque ni la fábula con la llamada revolución bolivariana ni el esperpento del marxismo leninismo, podrán doblegar los deseos de libertad del pueblo colombiano, que repudia las dictaduras comunistas en sus diferentes manifestaciones.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: