Ariel Peña
Opinión de Ariel Peña

En  la actualidad soy columnista de Minuto30, el Espacio, Debate, Periodismo sin Fronteras, Centro de Pensamiento Primero Colombia y colaboro desde hace 13 años con El Tiempo en el Foro. También he escrito para El Catolicismo, el Nuevo Herald, La Jornada de Mexico, el País de España, el Periodico y Extra, entre otros,  además soy autor del libro “Democracia y Fetichismo”.

Grandes eventos futuros para Colombia

En la legalidad, los jefes guerrilleros seguirán con su perorata marxista, miserabilista y fatalista.

 
AFP

Si se firma el fin del conflicto próximamente, entre el gobierno y las Farc en La Habana, como lo informan los medios; implementándose la Jurisdicción Especial para la Paz con un Tribunal de Justicia; en unos años después de la conformación de dicho organismo, la Corte Penal Internacional decidirá si los juicios realizados en ese Tribunal, eran para la impunidad de las Farc, por los crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad, que no prescriben ni son indultables cometidos por la banda armada, de eso no puede quedar la menor duda, así se inventen acuerdos supraconstitucionales.

Sobre el narcotráfico que es un delito transnacional, serán los cabecillas de las Farc los que dejen cuadrados sus “negocios” con los otros carteles nacionales y extranjeros que han sido sus socios, pero tendrán que contribuir a la erradicación de ese flagelo.

En cuanto a la entrega o destrucción de armas, como lo dijimos en otra oportunidad eso debe de ser como un sacramento que observen todos los colombianos. Y la concentración de los guerrilleros en diferentes puntos de la geografía nacional no se puede convertir en republiquetas para hacer proselitismo armado, también la permanencia de la narcoguerrilla en esos sitios no debe ser muy prolongada.

Claramente hay que decirlo que las Farc están derrotadas ideológica y políticamente, porque como lo afirmo el mismo presidente Santos hace algunas semanas en la Universidad de los Andes, en donde dijo que las Farc no llegaran al poder por sus ideas mamertas, esbozando:

“Tienen que modernizarse, mantienen un esquema muy atrasado, perdóneme la palabra muy “mamerto” de la política y por eso no creo que vayan a tener una gran acogida” y agregó “les va a quedar muy difícil llegar al poder, por lo que decía sus ideas no son modernas y son obsoletas”.

Eso es cierto, pues ya en la legalidad los jefes guerrilleros no tendrán discurso convincente y seguirán mencionando lugares comunes con esa perorata marxista, miserabilista y fatalista pasado de moda, que le ha traído grandes desgracias y sufrimientos a varias naciones.

Las Farc han seguido las enseñanzas del comunista Italiano Antonio Gramsci, quien proclamaba que no se debía tener la razón, sino que lo que se debía hacer era ganar a los sectores mas ignorantes y atrasados de la sociedad para tomarse el poder y perpetuarse en el, así que la actuación de la narcoguerrilla en estos 52 años ha sido absolutamente bestial e irracional, por ello es muy difícil que puedan convencer a importantes sectores de la población, cuando se encuentren haciendo política legal, a no ser que renieguen del engendro marxista leninista.

Sin embargo con sus grandes masas de dinero acumulado con delitos, como el narcotráfico, el secuestro, la minería ilegal y la extorsión, entre otros, no sería raro que abyectamente las Farc podrían cooptar a sectores sociales, y hacer su propia empresa electoral comprando votos, ya que sus planteamientos comunistas totalitarios no tienen ni vigencia ni defensa, porque echar la monserga acerca del materialismo histórico, la inevitabilidad y la lucha de clases es un despropósito.

Movimientos de la llamada izquierda especialmente marxista, buscaran con las Farc como partido político, en caso de que se llegue al fin del conflicto, una coalición para un gobierno de transición utilizando a sectores eclécticos, ingenuos e irresolutos, para conducir posteriormente al país al socialismo marxista del cual no se regresa nunca de acuerdo a los cánones del comunismo totalitario. Ya que se pretende crear una dictadura a perpetuidad igual a la de Cuba, Corea del Norte, Vietnam o China, acabándose la alternancia de los partidos políticos en el poder.

Porque al no abjurar las Farc del comunismo totalitario, esos dogmas siguen intactos para la banda armada sin importar lo inescrupulosos que sean, pues lo importante para ellas es que se cumplan en la práctica; advirtiendo que Karl Marx quería que se acabara con el Estado, pero después de miles de años de dictadura, o sea nunca, como lo denunciaron los libertarios en la primera internacional de los trabajadores en el siglo XlX.

Latinoamérica ha empezado a defenestrar los regímenes del socialismo del siglo XXl en algunos países, cosa que no ocurría en el 2011, cuando comenzaron los diálogos entre el gobierno de Santos y las Farc.

Subrayando que con Chávez a la cabeza del neomarxismo se estaba en ese momento todavía a la ofensiva, y se podría creer que para la narcoguerrilla las condiciones eran propicias logrando sus objetivos en un breve plazo, pero la faz política de la región ha cambiado en algunas partes y el socialismo del siglo XlX va en retirada, lo cual dificulta las intenciones de las Farc, de ahí que cambia su táctica pero sin perder de vista sus fines.

Los grandes eventos que ocurran en el futuro de Colombia están supeditados a los acuerdos de paz, la cual debe de ser digna y sin claudicaciones de parte del gobierno, porque de lo contrario habrá que recordar al extraordinario escritor colombiano, José María Vargas Vila quien decía: “la paz es el vino que embriaga a los ilotas, para hacerlos olvidar su esclavitud”.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: