Rodrigo Bueno Vásquez
Opinión de Rodrigo Bueno Vásquez

“Rodrigo Bueno Vásquez es un conocido asesor, capacitador y litigante en los asuntos relacionados con el derecho del consumidor de vehículos, por su experiencia de 35 años en este campo.

Nació en Barranquilla, estudió Abogacía en la Universidad Javeriana y se especializó en Derecho Comercial y en Derecho del Consumidor, e hizo el curso de conciliador de la Cámara de Comercio de Bogotá, obteniendo la formación necesaria para desempañarse en el campo de su especialidad.

Sus recomendaciones se tuvieron en cuenta en la Ley 1480/11 que ahora regula las relaciones entre los proveedores, concesionarios y consumidores de vehículos de uso personal, la publicidad y la información en los medios, la vitrina de ventas y el taller de servicio, y la forma como se deciden en la Superintendencia de Industria y Comercio los conflictos y las infracciones a los derechos de los consumidores.

Mediante una nota llamada “Dehoy.semanal”, vía internet trata estos temas con más de 10.500 abonados del sector de los vehículos, los gremios del sector y la Superintendencia de Industria y Comercio.

El Colombiano, El País, El Heraldo, La Patria, Vanguardia Liberal, Nuevo Día, La Opinión, La Crónica del Quindío, La Nación, Llano 7 días, El Meridiano de Córdoba, El Pilón, El Diario del Sur, y el sitio ¨Carros Ya¨, publican el artículo que semanalmente escribe sobre estos temas.

También absuelve con gran equilibro las consultas que le hacen los lectores, y en ocasiones intercede para que se solucionen los conflictos sin que los mismos lectores lo sepan.

Los productores, concesionarios, distribuidores de repuestos y agremiaciones del sector de los vehículos le encomiendan la capacitación del personal de ventas, postventa, publicidad y atención de reclamos para que apliquen correctamente las normas de protección al consumidor en las relaciones del día a día con los clientes, con resultados que perduran en el tiempo.

En la ciudad de Bogotá y a nivel nacional presta sus servicios profesionales a las marcas, concesionarios y consumidores ante la Superintendencia de Industria y Comercio en las audiencias presenciales o virtuales que trajo la nueva ley del consumidor, en las cuales se deciden los reclamos por calidad, idoneidad o seguridad de los vehículos.

Ingrese a nuestro portal B&L Abogados

Formule sus consultas y comentarios a consultaslectores@rodrigobuenovehiculos.com.”

En las reparaciones de colisiones, paciencia y barajar

Para el taller, todo accidente es un reto que pone a prueba sus conocimientos

 

Para los que creen en las  buenas y en las  malas energías (lo que los jóvenes llaman ¨la vibra¨), el Área se Colisiones de los talleres de servicio tiene su atractivo, porque viendo los carros estortillados en una especie de muestrario cualquiera se pregunta qué suerte corrieron los ocupantes y cómo sucedió el siniestro.

Los Jefes de Colisiones curtidos en el oficio también se hacen esas preguntas al examinar el vehículo que la grúa descargó en el taller, pero no le dedican mucho tiempo al tema porque para ellos toda colisión que deben reparar es un reto que pone a prueba sus conocimientos y la habilidad de su gente para restaurar el vehículo.

Proceden a desmontar las piezas averiadas y a examinar otras que se pueden haber dañado por el  impacto, para informarle a la compañía aseguradora cuál es el costo de la reparación, las piezas que se deben cambiar y el tiempo que tomará la tarea, e igual cosa hacen con los clientes que no tienen sus vehículos asegurados.

En ocasiones las compañías de seguros prefieren dar el siniestro por ¨pérdida total¨, pues es más costoso reparar el vehículo que deshuesarlo, y hay termina la labor del área del taller de  servicio, que a veces se convierte en un parqueadero de la aseguradora mientras se lleva el vehículo.

Si el vehículo es de uso particular entran a jugar las normas de protección del consumidor (que no tratan el tema de las colisiones), y es claro que el plazo de 60 días hábiles es para las reparaciones por garantía y no para la reparación de colisiones, que dependen de la autorización de la aseguradora y la recolección de todos los repuestos para entregarle el vehículo a satisfacción.

Si el consumidor considera que  en la cotización no se han incluido piezas que también se dañaron por la colisión (y no por desgaste o por otra causa), debe hablar con la aseguradora y no con el taller de servicio, ya que para efectos prácticos el patrón del taller es la aseguradora y no el propietario o usuario del vehículo, y de ella depende incluir tales piezas en la reparación.

Después de que se le entrega el vehículo  a su propietario o usuario pueden aflorar desajustes o un mal funcionamiento de piezas que solo se perciben al utilizar el  vehículo después de la reparación, y en tal caso se debe llevar el vehículo al taller para corregir estas secuelas de la colisión, sin perder de vista que la relación directa  es entre el taller y la aseguradora y no con el doliente, de modo que ¨hagámonos pacito¨.

En fin, podríamos seguir hablando del tema pero ya el editor me está haciendo caras para que corte aquí.

 

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: