Andrés Piñeros Latorre
Opinión de Andrés Piñeros Latorre

“Soy periodista graduado de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, he trabajado en diferentes medios de comunicación como El Espectador, radio Melodía, Colprensa, el diario La República y El Periódico de Bogotá.

He sido además colaborador de Soyperiodista.com donde escribí bajo el seudónimo de “Francisco Latorre” y de la revista LaTadeo. Tengo 46 años, he vivido toda la vida en la ciudad de Bogotá y conozco ciudades como Londres, París, Washington, Quito y Buenos Aires, por lo que considero que tengo las herramientas apropiadas para escribir interesantes artículos sobre la vida en las ciudades.

Recientemente he trabajado en el área inmobiliaria, por lo que considero que puedo combinar mi profesión con la experiencia en un tema de gran interés para sus lectores, como es el de la vivienda y la finca raíz.

A partir del intrincado mundo de la vivienda y las diferentes alternativas que se presentan en las metrópolis, estaría dispuesto a desarrollar interesantes textos con sentido social, crítica y porque no buen humor.

Los artículos serían de publicación quincenal y servirían para acercar a los lectores a las diferentes alternativas inmobiliarias de Bogotá y de otras capitales del mundo.

Vivir en una de estas urbes trae grandes ventajas como su gastronomía, sus museos y galerías de arte, sus parques y teatros. Sin embargo habitar en estos espacios implica también tener que sufrir con la movilidad, con los espacios cada vez más reducidos, los cada vez más altos precios por metro cuadrado y el ruido, entre otros.”

¿Dónde estás Oriana Fallaci?

Desempolvé el libro de Reportajes de la Historia, que nos sirvió de quía en la carrera de periodismo.

 
Nostalgia por Oriana Fallaci
AFP

Allí unas magníficas entrevistas con unas introducciones que permitían entender las dos caras de la moneda de unas guerras interminables. Algunas distantes y extrañas, otras no tanto. Preguntas cortas, contra preguntas, que a la manera de una pelea de boxeo, buscaban poner sobre la lona a dictadores, gobernantes y líderes de oriente, medio oriente y occidente.

Con gran maestría, la Fallaci, utilizaba cada palabra, cada expresión, para entender más allá de los términos, las expresiones, las actitudes, el carácter de unos personajes más o menos protagonistas de nuestro convulsionado planeta.

Y ahí, pensaba yo que, una periodista de estos kilates sería lo que nos haría falta para entender el momento por el que está pasando nuestro país.

María Isabel Rueda, Vicky Dávila, María Elvira Samper, Diana Calderón, María Elvira Arango o María Jimena Dussán, podrían acercarse a esa voz incisiva, a esa mágica capacidad de la Fallaci, de desnudar a sus entrevistados, para entender qué se esconde detrás del poder, como una suma de detalles que permiten ver como los actos y las palabras de quienes lideran el mundo hacen que se desarrolle la historia del planeta.

Hasta ahora no conozco la voz de Timochenko, de Iván Márquez, de Santrich. No en el sentido de su sonoridad, sino de conocer a fondo qué objetivos encierran sus palabras. En ese sentido, tampoco sé que piensa Juan Manuel Santos, qué encierra el discurso del presidente de esa “nueva” Colombia; más allá de lo oficial, de las palabras que le han merecido su Nobel de Paz. Caso similar ocurre con sus comisionados de  paz: de la Calle, Jaramillo o Pearl.

Falta un periodista que vaya más a fondo, un entrevistador a profundidad, que con adverbios precisos, con el quién, cuándo, dónde, cómo y aún por qué, permita dar a conocer, de manera organizada, esta guerra de 50 años, estos hombres que se fueron a la selva con un fusil, o que desde la academia buscaron entender la lógica de la guerra y la forma de desenredar ese ovillo.

El libro de la Fallaci lo consiguió, en buena manera, con otros conflictos. Ella se colocó, como si hablara de sus propias historias, de uno y otro lado de las trincheras. Con una actitud casi que infantil, con la visión del pequeño que pregunta sin descanso, que busca que le expliquen el porqué de esas enredadas peleas, logró, aunque no siempre totalmente, explicar la razón por la que gente del mismo pueblo, del mismo color, de la misma sangre, combatía sin descanso por tierras, en algunos casos, poco ricas.

Así, con la excusa de las mentalidades, de los partidos políticos, de la idiosincrasia, del comunismo versus el capitalismo; Fallaci recorrió más de medio mundo, con una grabadora, con una capacidad de interpretar este complejo planeta.

Y vuelvo a mirar nuestra Colombia. Con la superficialidad de la televisión y la radio, con uno que otro reportaje escrito en los diarios nacionales, se siente que hace falta la voz incisiva de una Oriana Fallaci, que permita entender quién es quien.

¿Encontraste algún error?

Repórtalo aquí
¡Gracias por tus comentarios!
Lo sentimos, ocurrió un error al momento de enviar los datos.
Enviando datos ...
Ingrese su comentario

Déjanos tu datos, te contactaremos.

Ingrese su nombre
Ingrese su email Este email no es válido
¡Gracias por tu aporte!

Temas Relacionados:

Comenta con Facebook: