Opinión

Helder Zambrano Moreno

Animalista, baterista y escritor musical. Siga aun sin ser invitado.

Día de la mujer: entre flores, chocolates y discriminación

Más que mensajes o chocolates, lo que las mujeres reclaman todos los días es reconocimiento e igualdad.

La inteligencia masculina logró el adelantamiento del mundo en pocos años, con proezas en ingeniería, ciencia y literatura; pero también fue la desigualdad de género, que desde siempre existió en todas las comunidades alrededor del mundo, la que derivó la exclusión de la mujer de todos los campos de investigación o arte, y por tanto, pocas son las mujeres que registran sus nombres en esos hechos. Antes, ellas solamente eran útiles como administradoras de la casa, cuidadoras de sus hijos y esclavas personales del esposo, (aunque para ser franco, poco de eso ha cambiado hasta ahora).

El hombre fue quien inventó las cosas más impresionantes vistas hasta ahora; el teléfono, la televisión, el automóvil, la cámara, el cine, la máquina de vapor, la internet, y la bombilla, pero también fue quien contó el cuento, escribió el guion, y asignó a dedo los roles en la historia.

Cronología de la lucha femenina

Fue apenas en la revolución francesa cuando la mujer pudo participar en las marchas por la luchas de clases sociales, antes de eso la movilización femenina no existía. En esa misma época se hicieron las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanía para la mujer que hasta ese entonces no la tenía; mientras que a mediados del siglo XIX los movimientos reivindicativos de la mujer tomaron fuerza con la lucha por el sufragio femenino.

En 1909 se celebró por primera vez el día de las mujeres por el partido socialista de Estados Unidos, en tanto que en el año 1910 se proclama al 8 de marzo como día internacional de la mujer teniendo como consignas principales el derecho al voto, ocupar cargos públicos, derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Un evento triste que marcó el rumbo de la mujer

El 25 de marzo de 1911 más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en un incendio en la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, que tuvo que modificar varias de sus normas para contrarrestar las crecientes movilizaciones en rechazo a lo sucedido en Nueva York; además, en las celebraciones posteriores del día internacional de la mujer se enfatizaba en las precarias condiciones laborales que condujeron a este desastre, que sin duda alguna se configuró en un hito para el devenir de las trabajadoras en todo el mundo.

¿Y en Colombia?

Aunque muchas mujeres participaron activamente en las luchas independentistas del país, son muy pocas las que la historia reconoce; Policarpa Salavarrieta y Manuela Beltrán son tal vez quienes tienen mayor participación en la historia colombiana. Pero fueron muchas las luchadoras de este país que se movilizaron con la mirada señalante del hombre. Colombia no ha sido propiamente un líder en inclusión, debido a esto fue uno de los países que más tarde reconoció el voto de la mujer, y no fue sino hasta 1954 cuando una de ellas ocupó un cargo ministerial en el gobierno.

A todos los prejuicios de la sociedad colombiana, se le suma la participación de la iglesia católica, que con sus costumbres tradicionalistas con respecto a los roles femeninos, casi siempre logró revertir cualquier esbozo de inclusión que los movimientos sociales femeninos lograban.

Aunque se ha adelantado mucho, en Colombia se siguen viviendo miles de casos de desigualdad de género, no solamente en las zonas más apartadas de la geografía sino también en las grandes ciudades del país; parece que la sociedad colombiana dejó de lado las crecientes cifras de feminicidios y violencia sexual contra la mujer.

Aunque el panorama aún sigue siendo desalentador, muchas mujeres hoy en día siguen luchando por obtener los mismos derechos que los hombres. Para todas ellas, mi sincero y respetuoso saludo. También para las luchadoras por la libertad e igualdad en el mundo, para todas las mujeres asesinadas por la indiferencia que pulula en la sociedad, para todo aquel que ve más allá de sus ojos y cree que una sociedad justa y equitativa es muestra fiel y palpable de evolución, y para las libertarias de corazón que desde cualquier esquina del planeta siguen lanzando flores de esperanza en medio de la tempestad que agobia los días.

Si usted amigo lector es de quienes como la mayoría, regala flores, chocolates, perfumes o abrazos por doquier en este día, déjeme decirle que para nada está mal, de hecho ese tipo de reconocimientos alegran el momento y sacan sonrisas, creo que ya es suficiente motivo para hacerlo; pero si ese es su único aporte para el reconocimiento de la mujer en la sociedad, existe un vacío que ningún regalo suple.

Hoy no quiero desearles feliz día, simplemente reconocer la lucha que como mujeres, en medio de una sociedad hecha para el hombre, han gestado; aportando con mucho esfuerzo para que la sociedad llegue algún día a ser equitativa.

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error


Opinión

{[{ctrl.articles[index].author.owner.short_text}]}

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.alt}]}
{[{ctrl.articles[index].images.meta.description}]}|{[{ctrl.articles[index].images.meta.credit}]}

Más Videos

{[{ctrl.articles[index].phrases.main}]}

Más Videos

Comentarios

Fuentes

Reportar un error

Comentarios

Fuentes

Reportar un error